domingo , marzo 7 2021
Lo de HOY
Inicio / Noticias / Los últimos días de Trump ponen al país en una peligrosa encrucijada
Los últimos días de Trump ponen al país en una peligrosa encrucijada

Los últimos días de Trump ponen al país en una peligrosa encrucijada

La presidencia de Donald Trump se encuentra en su caótica espiral final. Pero incluso con el final tan cerca, cada hora parece conllevar una nueva amenaza para la frágil democracia de Estados Unidos.

Con menos de dos semanas para que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo, la nación está nerviosa, sin saber si Trump incitará a otra ronda de violencia o simplemente continuará, con petulancia, buscando medios para quejarse de la decisión de Twitter de sancionarlo. Reconociendo la inestabilidad, el vicepresidente Mike Pence no descartó un esfuerzo por invocar la Enmienda 25, dijo una fuente cercana al vicepresidente a CNN el sábado por la noche. La relación entre Trump y Pence está fracturada: no se han hablado desde el miércoles, cuando una turba violenta irrumpió en el Capitolio, y el presidente nunca se molestó en verificar la seguridad de Pence.

La insurrección puso al país en una encrucijada. Los demócratas de la Cámara de Representantes podrían iniciar una nueva ronda de procedimientos de juicio político esta semana, esta vez por el papel de Trump en la incitación del motín mortal. Si siguen adelante, los republicanos podrían enfrentarse nuevamente a una prueba pública de su lealtad. El hecho de que tan pocos parezcan dispuestos a hablar enérgicamente, y mucho menos a comprometerse a tomar medidas contra el presidente, sugiere que es menos probable que el asedio al Capitolio haya marcado el final sangriento del trumpismo que la apertura de un capítulo más peligroso.

El «estilo paranoico en la política estadounidense», como lo describió el historiador Richard Hofstadter hace casi 60 años, no es nada nuevo. Sin embargo, bajo Trump y a través de nuevos canales de organización en las redes sociales, ha radicalizado aún más al Partido Republicano moderno y se ha movido de manera constante desde los márgenes hasta el centro del poder político en Washington y las capitales de los estados de todo el país, que nuevamente vieron enfrentamientos airados esta semana.

Desde su burbuja dorada, los principales republicanos tienen condenas mixtas, principalmente centradas en Trump y sus principales aliados en la maniobra del colegio electoral, los senadores Ted Cruz de Texas y Josh Hawley de Missouri, con un estribillo familiar: que cualquier reprimenda significativa a esa exhibición horrorosa sólo serviría para «politizarla» y «dividir más» al país. Muchos republicanos dijeron que los planes de un nuevo juicio político a Trump e incluso la medida de la cuenta de Twitter del presidente deberían ser vistos como tácticas políticas en lugar de medidas racionales y atrasadas para combatir un ataque vicioso contra la democracia.publicidad

Pero aquellos que niegan el alcance de la amenaza fueron despojados de sus hojas de higuera, o delirios, el miércoles, lo que desencadenó una carrera enervante hasta el 20 de enero, cuando Pence, pero no Trump, asistirá a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden.

Los republicanos no se han alejado demasiado de Trump

Pero si Pence, en su intento por mantener a Trump en juego hasta entonces, cuenta con una gran cantidad de apoyo de sus antiguos colegas en Capitol Hill, se sentirá decepcionado. Poco antes de que CNN informara que el vicepresidente mantiene la 25a Enmienda sobre la mesa, el representante de Texas Kevin Brady la rechazó, junto con cualquier movimiento hacia el juicio político, y sugirió, ridículamente, que hacerlo no era diferente de las incitaciones de Trump.

«Aquellos que piden un juicio político o invocan la 25a Enmienda en respuesta a la retórica del presidente Trump esta semana están participando en un lenguaje inmoderado e incendiario», tuiteó Brady, «y pidiendo acciones que son igualmente irresponsables y que bien podrían incitar a más violencia».

Mientras tanto, Hawley, quien busca apropiarse del movimiento de Trump para hacer realidad sus propias ambiciones, ha pasado más tiempo lamentándose en Twitter sobre un contrato de libro cancelado que abordando su papel en el asedio del miércoles. Cruz también eludió su responsabilidad e incluso hizo el argumento cómicamente inverosímil de que, en realidad, ha sido un crítico constante del presidente. El liderazgo republicano ha estado mayormente tranquilo, siguiendo las mociones de condenar la violencia mientras se niega a respaldar cualquier acción significativa en respuesta.

Las bases del partido han mostrado poca inclinación a romper con Trump. El viernes, la presidenta de la Comisión Nacional Republicana Ronna McDaniel, una leal a Trump que ha tenido cuidado de no romper por completo con el presidente, fue reelegida en su puesto a pesar de que el Partido Republicano perdió el control de la Cámara en 2018, la Casa Blanca en 2020 y el Senado en 2021.

Incluso el senador retirado Pat Toomey, republicano de Pensilvania, que criticó el esfuerzo por cambiar el conteo del Colegio Electoral y le dijo a Fox News el sábado que Trump ha «cometido delitos impugnables«, se resistió a seguir adelante con el proceso.

«No sé si logísticamente es realmente posible o práctico y no estoy seguro de que sea deseable intentar expulsarlo, un día o dos o tres antes del día en el que terminará, de todos modos, «Dijo Toomey. «Así que no tengo claro que sea el mejor camino a seguir».

La negativa de los republicanos del Congreso a mantener una conversación significativa sobre lo que viene a continuación ha hecho que los demócratas tengan la responsabilidad de trazar el camino a seguir. Pero tienen sus propios pesos políticos que equilibrar.

Biden ha mostrado poco entusiasmo por el juicio político, sabiendo que un juicio en el Senado absorbería el oxígeno de sus primeros días en el cargo y les daría a los republicanos un foro de alto perfil para argumentar que sus llamados a la unidad y su compromiso de enfriar las pasiones partidistas eran palabras vacías.

«Estoy enfocado en el virus, la vacuna y el crecimiento económico», afirmó Biden cuando se le preguntó sobre el juicio político el viernes. «Lo que el Congreso decida hacer es cuestión de ellos. Pero yo voy a tener que hacerlo y ellos van a tener que estar listos para empezar a trabajar».

Preparándose para lo que viene

Los cálculos políticos que ahora consumen los mandos de ambos partidos se desarrollan en el contexto de amenazas más inminentes. Las preocupaciones de seguridad antes de la inauguración de Biden el 20 de enero están creciendo. La charla en los foros de las redes sociales de derecha y a favor de Trump se ha vuelto cada vez más virulenta, y no está claro si el presidente, incluso si así lo quisiera, podría controlarlo.

John Scott-Railton, investigador principal del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, le dijo a CNN que su grupo observa evidencia de que la toma de posesión podría convertirse en otro punto de inflamación.

«Si bien el público en general estaba horrorizado por lo que sucedió (el miércoles) en el Capitolio, en ciertos rincones del tipo de conversación de la derecha, lo que sucedió”, dijo, «se considera un éxito».¿En qué consistiría un segundo proceso de destitución contra el presidente Donald Trump?CNN01:04/01:04¿Cómo sería el proceso de juicio político contra Trump? 1:04

Después del fracaso para proteger el Capitolio la semana pasada, existe una nueva preocupación por parte de algunos demócratas de que la seguridad de Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris podría verse comprometida. Incluso una breve encuesta de los centros en línea más conocidos de derecha y a favor de Trump deja en claro la gravedad de la amenaza, una que, durante demasiado tiempo, ha sido descartada como fanfarronada anónima.

Las preocupaciones sobre la violencia futura se extienden más allá del Capitolio y sus alrededores inmediatos. American y United Airlines, con el apoyo de dos sindicatos de auxiliares de vuelo, han tomado medidas para reforzar la seguridad en el aire y en tierra. Ambos transportistas han aumentado la dotación de personal en los aeropuertos del área de Washington, que también verán despliegues de la Policía del Capitolio antes de la toma de posesión, y American ha puesto fin al servicio de alcohol en los vuelos que entran y salen de la región.

Los miembros del Congreso recibirán mayor seguridad, en un esfuerzo coordinado por la Policía del Capitolio, la oficina del Sargento de Armas y el Servicio de Alguaciles de EE.UU., mientras viajan por los aeropuertos después de que varios senadores, incluido el republicano de Carolina del Sur Lindsey Graham, –quien rompió con el presidente la semana pasada– fueron acosados ​​por otros viajeros.

En el Congreso, los legisladores demócratas comienzan a considerar sus opciones, entendiendo que, de no ser por la brutal torpeza de los insurrectos y las acciones de algunos miembros de la fuerza policial del Capitolio, el número de víctimas podría haber sido mucho peor. Algunos han comenzado a plantar las semillas para una revisión profunda de la seguridad en el Capitolio, examinando no solo la logística, sino también la composición del personal encargado de protegerlos.

El representante de Nueva York Jamaal Bowman redactará una legislación que formaría una comisión para investigar a la Policía del Capitolio, que en algunos casos ha sido acusada de retirarse con demasiada facilidad o incluso de dar la bienvenida, como en el caso de un agente que parecía posar para una selfie con un insurrecto durante el asedio del edificio el miércoles.

«¿Por qué una turba fascista y supremacista pudo abrumar a la policía del Capitolio? ¿Existen vínculos entre los supremacistas que lanzaron ese ataque y miembros de la fuerza policial?», tuiteó Bowman. «Necesitamos respuestas».

La representante Grace Meng, miembro de la Comisión de Asignaciones de la Cámara de Representantes, también de Nueva York, respaldó públicamente la legislación y el liderazgo de la comisión demócrata, destacando su papel en la financiación de la fuerza, dijo en un comunicado que «la violación del Capitolio plantea serias dudas sobre lo que hizo la policía y lo que deberían haber hecho de manera diferente».

Los demócratas también elogiaron la valentía de algunos agentes, incluido Brian Sicknick, quien murió, según los funcionarios, «debido a las lesiones sufridas durante el servicio».

La oficina del fiscal federal planea una investigación federal por asesinato en relación con su muerte, le contó una fuente policial a CNN el viernes.

Trump no ha comentado personalmente sobre su deceso.

Fuente: CNN Español